DEL SONIDO AL PAISAJE URBANO

Reseña de la obra artística de Daniel Pérez Ríos

 

***

 

Del sonido al paisaje urbano

Eliud Nava

 

Daniel Pérez Ríos es un artista joven que trabaja distintos medios y soportes, mayormente digitales o vinculados a éstos, para la producción de sus propuestas artísticas. Egresado del CEDIM (una escuela de enseñanza superior enfocada en el diseño creativo), suele hacer uso del diseño gráfico, la fotografía, la animación y el vídeo, para establecer ideas y objetivarlas en proyectos que abrazan diversas inquietudes referentes a la sociedad hipermediatizada y su imaginario. Radicado en Monterrey, México, Daniel define su producción artística en una anclada en los estudios de la cultura musical y el arte sonoro, que si bien son los ejes rectores su trabajo, los extiende para abarcar otras disciplinas de investigación que se perciben latentes en sus producciones, como la sociología o la historia; en sí, los conceptos de ruido, saturación, reproducción sonora, se entrelazan con la política o el paisaje para la confección de piezas artísticas que indagan sobre la contemporaneidad y sus significantes.

 

Un ejemplo de las premisas expuestas en el párrafo anterior lo podemos encontrar en la pieza “t t t t t t t t”. En dicha obra, se presenta ante el espectador una batería de percusión con varias baquetas conectadas a un mismo número de servomotores(1) distribuidos por los diferentes componentes de la batería, los cuales son programados con el software Arduino, para con ello interpretar una melodía compuesta de manera aleatoria según los intereses establecidos previamente, basados en el flujo de información de la plataforma Twitter; es decir, al programar con Arduino que cada vez que equis palabra aparezca en Twitter, un servomotor golpeará a equis percusión componente de la batería, y así interpretar una melodía que se construye de acuerdo al flujo informativo en un periodo dado. Cuando la pieza se expuso (que por sí misma navega entre instalación – arte sonoro – escultura), el día de las elecciones presidenciales del año 2012, Daniel Pérez Ríos programó que cada vez que aparecieran en Twitter las palabras “Josefina Vázquez Mota”, “Gabriel Quadri”, “López Obrador”, “Enrique Peña Nieto”, “Fraude electoral”, “Hoy voto por AMLO”, “Yo soy 132”, las baquetas ubicadas en platillos, en la tarola, tambor y bombo, golpearan a su respectivo elemento de la batería y generara un conjunto sonoro, melódico o no, según la percepción de quien lo escuchara. Lo interesante de la pieza “t t t t t t t t” no lo es su interdisciplinariedad, que por si sola es cuestión de estudio, sino la materialización de un suceso social en sonido, como si la opinión pública se objetivara en una composición dadaísta burlona, irreverente y eufórica, inclusive desquiciada y saturada, fiel reflejo de la sociedad mexicana contemporánea.

 

Para el artista, la tecnología es una herramienta capaz de crear nuevas sensibilidades y experiencias que el proceso artístico canaliza para concretar discursos e investigaciones formales y de contenido; específicamente para él, interesado en el ámbito sonoro, lo digital y lo análogo a veces se relacionan para la producción de sus inquietudes conceptuales, aunque no es condicionante para articular sus proyectos de arte. Siguiendo en la línea social y la manipulación que el ser humano hace de su entorno inmaterial o no, podemos ubicar la pieza “Concert of Carbon Monoxide”, compuesta por un par de sensores de monóxido de carbono (MQ-7), que son programados, también con el software Arduino, para que muestren, a modo de luz led, los niveles de contaminación en distintas zonas de la ciudad de Monterrey y su área metropolitana; sensores que son acompañados por sonidos procedentes de la misma captación que realizan. Ya un tanto alejado de los social, pero cayendo de algún modo en él, encontramos “Bzzzzz”, una instalación o escultura sonora compuesta por tres guitarras eléctricas y mismo número de vibradores sexuales, juguetes sexuales, que son colocados en cada uno de los mangos de las guitarras, y son activados para que con el movimiento que generan, articular un cúmulo de sonido estático que se concrete en ruido, modulándose de acuerdo a las características espaciales en donde se inserte la obra; ¿no es, acaso, la metáfora de la cantidad de pornografía que circula por los medios digitales y análogos en la actualidad y que se percibe como un ruido deforme?

 

Con su trabajo artístico, Daniel Pérez Ríos nos propone acercarnos al sonido desde una perspectiva abierta, permitiendo la exploración de todas las dimensiones que pueda ofrecer: “Soy músico y artista, y mi trabajo trata de encontrar cuáles son las cualidades de un compositor, el ambiente que le rodea y el contexto político en que se desarrolla (…)”, nos recuerda Daniel. Pocas veces, un artista nos propone partir del sonido y sus cualidades, para reflexionar sobre temas tan diferentes a esa base como lo son la política, las relaciones humanas, o la investigación antropológica. Aguardemos los proyectos de este joven artista que sin duda tendrá mucho que ofrecer en un futuro próximo.

 

Página web de Daniel Pérez Ríos – http://cargocollective.com/danielperezrios

 

(1) Dispositivo compuesto por un motor y una tarjeta electrónica que le permite ser manejado por diversos programas computacionales.

 

01

“t t t t t t t t”

 

02

“Concert of Carbon Monoxide”

 

03

“Bzzzzz”