Exposición colectiva en NoAutomático.
1 de febrero de 2018.
Monterrey, México.

Artistas: Angélica Piedrahita, Issa Téllez, Gerardo Monsiváis, Carlos Lara, Jeimy Martínez, Adán Sánchez, Yolanda Leal, Regina Hoyos, Marco Ríos y Rogelio Martínez.

Texto curatorial
El Muralismo Mexicano buscó transformar la sociedad de México a través del arte después del periodo revolucionario, utilizando imágenes que plasmaran temas como la misma revolución, la lucha de clases sociales y el pasado indígena del país; concebido por José Vasconcelos, este movimiento artístico no sólo se destacó por sus propuestas estéticas, sino por ser un movimiento político y social para la configuración de un nuevo imaginario y por ende, una nueva identidad mexicana. Una vez agotadas las premisas del movimiento y ante la emergencia de otras inquietudes y experimentaciones de los artistas mexicanos a mediados del siglo XX, el movimiento dio paso a otras discusiones.
Lo anterior posibilita cuestionarnos los postulados históricos, críticos o de fortalecimiento del imaginario identitario que supuso el Muralismo Mexicano y que hoy en día han sido abandonados casi por completo. En Micromuralismo, el hecho de que sea un mural de formato reducido, ya es un cuestionamiento directo al ejercicio mismo de hacer un mural bajo los lineamientos de tal movimiento artístico, a sus implicaciones sociales, económicas y políticas en nuestro imaginario. El tema se expande al considerar el prefijo micro y su significado, permitiendo reflexiones sobre la percepción, la venta de arte, la virtualidad, el género, entre otros.